Curiosidad

viernes, 5 de junio de 2009

Francis tardó un poco en asimilar lo ocurrido, se quedo mirando al taxista sorprendido, en la cara de este se veía el miedo reflejado, parecía que los ojos se le iban a salir de las cuencas y había empezado a sudar a mares. El chico no tardó en espabilar, sin dejar de mirar a John cogió el picaporte de la puerta y la abrió, se bajo del coche y a paso lento fue acercándose a la parte delantera. Lo que vio no le gustó, frente al coche, tendida, se encontraba una mujer, tenía una brecha en la cabeza, probablemente del golpe con el cristal del parabrisas, también tenía la pierna descolocada, como si le hubieran dado la vuelta a la rodilla y se veía una gran mancha de sangre en el pantalón.

La gente empezó a aglomerarse alrededor de la víctima, un hombre sacó su teléfono móvil y llamó al hospital para que enviaran una ambulancia. Mientras una mujer pedía a los testigos del acontecimiento que no se acercaran ni tocaran a la herida, varios hombres intentaban hacer salir a John del taxi. Francis los miró, tiraban de él con fuerza haciéndole salir del coche, pero él seguía sin hacer nada, ni un gesto, ni un guiño, nada. Parecía que había entrado en shock.

Una mujer mayor, de pelo blanco y una cara de esas que a todos nos recuerdan a nuestra propia abuela, decía para sí misma:

-No ha sido culpa suya, él no quería que esto ocurriera. Solo intentaba conseguir algo para comer, no ha sido culpa suya.

Otra mujer más joven la escuchó y le reprendió.

-¡Ese hombre! Sabíamos que algún día haría una de barcos, mira lo que ha provocado, ¿cómo que no es culpa suya? Si se ganara la vida honradamente esta mujer estaría de camino a casa con su compra y no luchando por su vida, eso si no está muerta ya claro.

A la anciana se le escapaban las lágrimas, tenía los puños cerrados y apretados contra el pecho y no hacía más que decir no con la cabeza.

A Francis le entró la curiosidad y se dirigió a la mujer joven:

-Perdone ¿qué ha ocurrido?

-Un hombre le ha robado el monedero, siempre está por aquí, dispuesto a aprovechar cualquier oportunidad para robar algo de dinero. Sabíamos que algún día ocurriría una desgracia y al final…

-¿Y quién es ese hombre?

-No le conocemos, no habla con nadie, solo la señora Jackson dice conocerle.-hizo un movimiento con la cabeza señalando a la anciana.- Lo que está claro es que es un caradura y un ladrón de poca monta, además de un malnacido.- Las palabras salían de la boca de la mujer con odio, si pudieran matar seguro que el ladrón estaría moribundo en algún rincón de la ciudad.

Francis se cansó, ya era bastante, sacó dinero de la cartera y se acercó a John, su mirada seguía fija en la mujer y tampoco había mencionado aún ni una palabra desde el accidente. El chico metió el dinero en el bolsillo de la chaqueta del taxista.

-Quédate con la vuelta.

Luego se marchó sin volver la vista, aun sentía un poco de curiosidad, pero no la suficiente como para seguir viendo aquella escena. Ahora solo le importaba como llegar a su destino, el banco de Nortplateau.

4 comentarios:

Bonis dijo...

Escueto, pero mejor que los anteriores. Dinámico pese a ser un sólo escenario y con tu toque de desgracia tras desgracia. A ese hombre sólo le queda el suicidio. Dejas varios frentes abiertos,lo que te dará lugar a nuevas historias así que adelante, vamos bien.

Akematon dijo...

buen relato aunq me a dejao pensando, te seguiré leyendo.

Saludos de akematon.com

Ábaco dijo...

@Bonis
Es de largo más o menos como los demás. Realmente si que soy un poco trágico, pero es que es eso mayormente lo que vende jaja y lo que a uno le sale contar. Tranquilo que no se suicida, si no me quedo si "actores".

@Akematon
Gracias. Quizás te hayas quedado pensando ¿Esto qué es? la cuestión es que la trama viene de otras historias anteriores, si quieres enterarte leelas, están en la etiqueta "Relatos Cortos"

Alicia dijo...

Es muy buena, con su punto sádico, predecible eso si, porque todos sabemos kien es el ladrón y quién es la anciana pero por si a caso no voy a decirlo no sea que alguien no lo haya discurrido aún. Pienso al igual que Javi que Carl es el mejor personaje de toda tu historia, a mi me recuerda a torrente pero en una versión más trágica y madura. En definitiva me ha gustado. :D TQ